• 04:00
  • Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Médicos de primer contacto distantes de diagnosticar migraña

Solo la mitad de los pacientes con migraña son candidatos para recibir tratamiento profiláctico o preventivo, de los cuales únicamente el 5 por ciento recibe el tratamiento

Médicos de primer contacto distantes de diagnosticar migraña

El presidente de la Academia Mexicana de Neurología, el doctor Miguel Osorno Guerra, especificó que no existe un dolor de cabeza “normal”, como lo refieren muchos pacientes, es obligación de los trabajadores de la salud saber reconocer los síntomas para hacer un diagnóstico acertado de migraña, los casos conocidos ascienden al 14 por ciento de la población en México.

La enfermedad es más común en mujeres mostrando una prevalencia del 12.1 por ciento, mientras que en hombres la representación disminuye al 3.9 por ciento, aunque en ambos casos es más frecuente que aparezca entre los 20 y 40 años, etapas altamente productivas que pueden verse truncadas por crisis migrañosas incapacitantes para la mayoría de los pacientes.

La primera complicación para diagnosticar una migraña es la falta de argumentos clínicos, ya que no existe un apoyo imagenológico o de laboratorio que nos ayude, por lo tanto, es necesario tener presentes los signos de alarma más importantes y comunes en los pacientes con esta enfermedad neurológica.

Los síntomas más comunes son la fotosensibilidad, la fonofobia, hipersensibilidad de los aromas y el factor doloroso llamado alodinia que puede hacerse más intenso con el movimiento o hasta con el roce de la ropa cuya causa es desconocida, la duración puede variar desde 4 hasta las 72 horas y el dolor es hemilateral, pulsante, se grava con el movimiento y puede causar vómito y náusea.

Aunque no hay causas precisas el neurólogo indicó que hay indicios de que el 70 por ciento de los pacientes muestra un patrón genético, en la migraña puede hablarse también de ciertos disparadores como son el estrés, la falta de sueño o el ayuno prolongado.

Los pacientes migrañosos son propensos a sufrir de depresión, ya que la calidad de vida se ve interrumpida por la frecuencia del dolor, es importante mencionar que la intensidad del dolor no define la migraña, sino la frecuencia con la que el paciente sufre de dolores de cabeza, ya que ningún dolor recurrente puede ser considerado “normal” y en ocasiones la falta de tratamiento es la causante de crisis que son las que incapacitan al paciente y le impiden hacer una vida común.

El primer contacto con el médico general suele ser infructífero ya que desconocen o confunden los síntomas, recetando analgésicos comunes que lejos de ayudar, provocan alivio temporal y un dolor igual o más intenso que se llama dolor de rebote y que dificulta el tratamiento preventivo de la migraña.

Se tienen datos nacionales a través de la Academia que indican que el 53 por ciento de los pacientes diagnosticados necesitan un tratamiento profiláctico, es decir, que prevenga las crisis de dolor, sin embargo, sólo el 5 por ciento lo recibe y se desconoce la cantidad de personas en México que no sabe que tiene migraña y se automedica con analgésicos o ergotamínicos de libre venta abusando de los mismos y provocando más daño en su condición neurológica.

Recientemente investigadores neurólogos han tenido indicios de una falla en el sistema trigémino vascular, mismo que se rige por la interacción de péptidos, el doctor Osorno Guerra comentó que esta falla podría interferir en la generación del dolor y las manifestaciones autonómicas y visuales que provocan la cefalea ya que, a diferencia del cerebro, éstas estructuras sí pueden sentir dolor mediante los vasos intracraneales, sin embargo, aún se están elaborando estudios y sigue siendo una teoría.