• 07:28
  • Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

El tratamiento con estatinas no debe interrumpirse

Pese a las reacciones adversas, las estatinas mantienen tasas bajas de muerte y eventos cardiovasculares

El tratamiento con estatinas no debe interrumpirse

Las estatinas son conocidas por reducir el riesgo de muerte y eventos cardiovasculares en pacientes de alto riesgo; sin embargo, hasta el 75 por ciento de los pacientes interrumpen la terapia con estatinas a los dos años, a menudo después de notificar una reacción adversa, como dolores y dolores musculares o síntomas gastrointestinales.

No obstante, los efectos secundarios no deben ser un motivo para su abandono, según un nuevo estudio de investigadores del Brigham and Women's Hospital, que ha estudiado a pacientes que siguen recibiendo estatinas después de experimentar una reacción adversa.

Los investigadores concluyeron que estos pacientes tienen un menor riesgo de muerte y eventos cardiovasculares. Entre el subconjunto de pacientes que continuaron tomando una estatina diferente, aproximadamente el 26 por ciento experimentó una segunda reacción adversa, pero la gran mayoría continuó recibiendo la medicación.

El estudio, publicado en 'Annals of Internal Medicine', se trata de un trabajo retrospectivo de cohortes. Los investigadores agregaron información de los registros médicos electrónicos de 28.266 participantes del estudio que habían sido vistos en un centro de Atención Primaria asociado con Brigham and Women's Hospital (BWH) o el Massachusetts General Hospital. Las reacciones adversas se identificaron utilizando el procesamiento del lenguaje natural de las notas del proveedor.

"Las estatinas representan una terapia extremadamente eficaz para controlar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y tienen un costo mucho menor que las nuevas clases de fármacos como los inhibidores de PCSK9. Nuestros resultados indican que siguen siendo muy eficaces en la reducción del riesgo, incluso después de que un paciente ha experimentado un Reacción adversa", ha señalado el autor correspondiente Alex Turchin, un endocrinólogo en BWH.

"Si un paciente debe continuar tomando estatinas después de experimentar síntomas adversos es una decisión importante. Esperamos que los resultados de nuestro estudio ayudará a los pacientes y sus médicos, ya que elegir el mejor enfoque para adaptarse a las circunstancias de un paciente", ha concluido.

Los investigadores encontraron que el 70 por ciento de los pacientes continuó recibiendo prescripciones de estatinas después de la reacción adversa. El equipo entonces analizó un resultado primario compuesto de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte por cualquier causa. Los pacientes que continuaron recibiendo las prescripciones de estatinas tenían una tasa de incidencia del 12,2 por ciento en comparación con aquellos sin una receta continua que tenían una tasa de incidencia de 13,9 por ciento.

Además, el equipo realizó un análisis secundario en 7.000 pacientes que habían sido cambiados a otra medicación de la estatina después de un acontecimiento adverso. Ellos encontraron que alrededor del 26 por ciento informó una segunda reacción adversa después de iniciar la segunda estatina, pero que más del 80 por ciento continuó recibiendo su receta, lo que sugiere que los efectos secundarios, si los hubo, eran tolerables para los pacientes.

Por tanto, para el investigador principal, las estatinas siguen siendo una terapia de primera línea para controlar el riesgo cardiovascular, pero muchos pacientes no vuelven a intentar la terapia con estatinas y permanecen sin tratamiento durante períodos prolongados después de una reacción adversa.

"Las terapias alternativas como el ezetimibe no son tan eficaces y las nuevas clases de medicamentos son caras. Mejorar nuestra comprensión de los beneficios y riesgos de volver a intentar las terapias con estatinas antes de cambiar a una clase diferente de medicamentos podría ayudar tanto a los pacientes como a los médicos a tomar decisiones informadas sobre el cuidado", advierte.

Debido a que se trata de un estudio retrospectivo, los investigadores no pudieron determinar la causa y el efecto, pero sí vio una clara asociación entre la prescripción continuada de estatinas y una menor incidencia de eventos cardiovasculares y de muerte.

Los autores señalan algunas de las limitaciones inherentes a su estudio, incluyendo que sólo podrían determinar qué pacientes continuaron recibiendo una prescripción de estatinas - no necesariamente si los pacientes realmente continuaron tomando el medicamento. Además, sólo fueron capaces de analizar un subgrupo de pacientes para el riesgo de reacciones adversas recurrentes.